6 mitos de la diabetes y la alimentación

Pocos entornos hay como el alimentario y su relación con la salud en los que la proliferación de mitos sea tan flagrante. Y en este terreno el adelgazamiento y la diabetes se llevan, sin lugar a dudas y tristemente, la palma.
Por Juan Revenga.

6 mitos de la diabetes y la alimentaciónResulta lamentable. En un mundo condicionado hasta el paroxismo por la estética, la salud ocupa un segundo plano. Por lo general y tan solo de boquilla sale a colación la importancia y el peso que los ciudadanos le trasladan a este elemento si no fuera, tan solo, como condicionante de ese culto a la estética al que me refiero. De otro modo no se entendería en absoluto el desconocimiento general que se tiene del impacto de la diabetes en el panorama mundial. Una enfermedad que ha crecido en las últimas décadas como ninguna otra lo ha hecho nunca. Y eso que se trata de una enfermedad metabólica, no transmisible (o si lo prefieres, no contagiable). Es decir una de esas situaciones en las que su adquisición se la gana a pulso cada uno. Sí, es cierto, muchas veces condicionado por las circunstancias (alimentarias, variables laborales, de horarios, de entorno, sin olvidar la genética predisponente, etc.) en las que el paciente poco tiene poco margen de maniobra, en especial, si vive “desapercibido” de esas circunstancias… y sus riesgos.

Así, y a modo de ejemplo baste recordar las cifras de ese crecimiento; es decir hablar de su prevalencia e incidencia… ayer y hoy:

  • El número de personas con diabetes ha aumentado de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014.
  • La prevalencia mundial de la diabetes en adultos (mayores de 18 años) ha aumentado del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014.
  • Se estima que en 2012 la diabetes fue la causa directa de 1,5 millones de muertes, y que otros 2,2 millones de muertes eran atribuibles a la hiperglucemia.
  • Aproximadamente la mitad de las muertes atribuibles a la hiperglucemia tienen lugar antes de los 70 años de edad. Según proyecciones de la OMS, la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030.
  • Se puede tratar la diabetes y evitar o retrasar sus consecuencias con dieta, activid