El consumo de huevos y su efecto sobre la diabetes tipo 2

intermitente
El intermitente.
Las recomendaciones para consumir huevo y su impacto sobre la salud, ya sea positivo o negativo, podría asemejarse en gran medida, y como decía aquel chiste, al funcionamiento de un intermitente: ahora-sí, ahora-no, ahora-sí, ahora-no, etcétera.

Si estás un poco harto de recibir noticias en un sentido (el huevo es malo malísimo, o el huevo es bueno buenísimo) y acto seguido recibir la contraria no te culparé, tienes todo el derecho del mundo. Tanto que creo que el beneficio/perjuicio sobre el consumo de huevos es uno de los temas que más veces ha cambiado de sentido en tan poco tiempo y que más debate genera. Así, y antes de adentrarnos en lo que sostiene la evidencia más actual y de los estudios que conducen a ella, no estaría de más sacar una primera conclusión: si el asunto está tan turbio, lo último que deberíamos hacer es sacar conclusiones totalizadoras, inmovilistas y contundentes.

La última polémica

Un reciente artículo ha vuelto a generar la polémica al respecto de los beneficios/perjuicios que sobre la salud tiene el consumo de huevos. Riesgo huevos consumidos al díaSe trata de Associations of Dietary Cholesterol or Egg Consumption With Incident Cardiovascular Disease and Mortality (Asociaciones entre el colesterol dietético o el consumo de huevos con la incidencia de la enfermedad cardiovascular y la mortalidad). En él se concluye que “Entre los adultos de EE. UU., un mayor consumo de colesterol dietético o huevos se asoció significativamente con aumento del riesgo de ECV y la mortalidad por todas las causas de una manera dosis-respuesta”. Unas afirmaciones contundentes, incluso peligrosas si no se sabe contextualizarlas, ya que es fácil que se puedan malinterpretar.