Día Mundial de la diabetes 2018: La diabetes afecta a todos los familiares

Este año la Federación Internacional de Diabetes (IDF) señala la importancia de esta enfermedad en el entorno familiar y con ello pone de relieve el papel de los familiares en el manejo, cuidado, prevención y educación de los pacientes 

Como cada 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes y como cada año hay un tema sobre el que se pone el foco de atención y en esta ocasión, ya tocaba, es el de la familia. Es decir, era hora de destacar la importancia del entorno más cercano al enfermo y de cómo puede este ayudarle a manejar su situación.

  • Desde la detección precoz, teniendo en cuenta dos datos significativos: el primero relativo a que una de cada dos personas con diabetes no ha sido diagnosticada. Así pues, el diagnóstico y tratamiento tempranos son claves para ayudar a prevenir o retrasar las complicaciones que amenazan la vida, te lo contamos en este post en referencia a la prediabetes. Y el segundo relativo a la diabetes tipo 1, que si no se detecta a tiempo puede provocar una discapacidad grave o la muerte. Por tanto, se hace imprescindible conocer sus signos y síntomas para auto protegerse y proteger al mismo tiempo a nuestros familiares.
  • Muchos casos de diabetes tipo 2 pueden prevenirse adoptando un estilo de vida saludable. De esta forma la reducción del riesgo para todos los miembros de una familia comienza en casa; lo que es bueno para uno es bueno para el grupo… y viceversa. Así cuando una familia come junta y se mantiene activa de forma saludable, todos los miembros de la familia se benefician y fomentan conductas que podrían ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 a todo el grupo. Además, y suponiendo que ya haya una persona con diabetes tipo 2 el resto de familiares deberá conocer los riesgos de esta persona, así como los signos de advertencia a los que debe prestar atención para prevenir complicaciones graves.
  • Cuando hay un enfermo en el entorno familiar, el apoyo es una clave importantísima debido a las múltiples preocupaciones del diabético relacionadas con su tratamiento diario, el monitoreo de la glucemia u otras variables, el seguimiento de un estilo de vida saludable y la educación continua en este terreno. Sin olvidar que en muchos países el coste de la medicación más la monitorización diaria de una persona con diabetes suma una cantidad similar a los ingresos mensuales de una familia.