Tu riesgo genético a desarrollar diabetes tipo 2 no cambia con el tiempo. Lo que sí puedes cambiar para prevenir la enfermedad son tus hábitos y los factores de riesgo modificables:

  • Hábitos alimenticios incorrectos
  • Estilo de vida sedentaria
  • La obesidad
  • El estrés
  • El consumo de alcohol
  • La falta de sueño