Más de 345 millones de personas tienen diabetes tipo 2 en el mundo. Muchas de ellas ni siquiera lo saben. Identificar el riesgo genético personal a desarrollar esta enfermedad puede darte la motivación suficiente que te ayude a prevenirla, por medio del cambio de hábitos alimenticios, de actividad y de estilo de vida.