Sí. Tener familiares con diabetes o con predisposición genética a tenerla no garantiza que vayas a desarrollar la enfermedad, pero sí aumenta las probabilidades. Conocer tu riesgo y prevenir, puede ser vital.