Guía para interpretar el etiquetado de los alimentos

Para muchas personas el etiquetado en los alimentos supone un verdadero galimatías de ingredientes, calorías, gramos, porcentajes y otros datos difíciles de interpretar. Este post te aportará herramientas para aclarar su significado.

guía etiquetado alimentosNo hay nada peor que tener información en la mano y no saberla interpretar. De hecho la ignorancia con datos en la mano puede llevarnos al peor de los errores: estar convencidos de algo pero equivocados al mismo tiempo; y por lo tanto tomar decisiones al abrigo de ese convencimiento erróneo.

En principio toda la información vertida al consumidor en el etiquetado de los alimentos ha de servir para hacerle tomar mejores decisiones en virtud de sus intereses. Sin embargo, la población general está inmersa en un galimatías nutricional sin parangón de forma que lo que para unos pocos está claro para otros muchos puede resultar de lo más confuso. No obstante la voluntad del legislador a la hora de ordenar y establecer dicha información es la de que los consumidores tengamos todos los datos posibles que en un momento dado puedan influir en nuestra elección, sea cual sea el motivo que la condicione.

De hecho, la norma que en la actualidad regula en el panorama europeo estas cuestiones (el RE 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor) sostiene en sus consideraciones iniciales que: “Para lograr un alto nivel de protección de la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información, se debe velar por que los consumidores estén debidamente informados respecto a los alimentos que consumen. Las decisiones de los consumidores pueden verse influidas, entre otras cosas, por factores sanitarios, económicos, medioambientales, sociales y éticos”.

Así pues, veamos cuáles son los aspectos que ha de reunir un etiquetado adecuado en los alimentos.

Información obligatoria y que no puede faltar:

En líneas generales toda la información aportada a