Índice de Masa Corporal: no ayuda a predecir el riesgo metabólico

La obesidad es un factor importante para padecer diabetes tipo 2. De este modo, muchas personas usan el IMC para conocer su estatus ponderal, algo que cada vez con más datos en la mano se revela como una estrategia poco precisa y obsoleta.

Desde hace más de 30 años se viene utilizando el valor ofrecido por el Índice de Masa Corporal (o IMC) para clasificar a las personas en relación a su peso. Su uso no puede ser más sencillo, basta con conocer el peso y la talla de cada uno para obtener un valor dividiendo la primera de las variables por el cuadrado de la segunda (kg/m2) y usar la siguiente clasificación según los criterios de la OMS y de la mayoría de sociedades sanitarias:

  • Bajo peso cuando el IMC es menor de 18,5
  • Peso normal cuando el IMC está comprendido entre 18,5 y 24,9
  • Sobrepeso cuando el IMC está comprendido entre 25 y 29,9
  • Obesidad cuando el IMC es superior a 30.

Índice de Masa Corporal riesgo metabolico

No obstante el IMC ofrece al menos tres aristas que apenas se tienen en cuenta, y por tanto es habitual que el valor que arroja se emplee mal o que se hagan lecturas descontextualizadas. El problema es que más allá de ubicar a cada persona en función de su estatus ponderal, el IMC se emplea con frecuencia para estimar el riesgo de sufrir ciertas enfermedades metabólicas, principalmente sobre el riesgo cardiovascula