Antes de tomar la muestra, masajea tu mejilla para que las células epiteliales se desprendan. Después, introduce el hisopo en la boca y frota enérgicamente hacia arriba y hacia abajo por la parte interior de la mejilla durante un minuto.
Introduce el hisopo en el tubo y sigue las instrucciones de envío.