No, no duele. La toma de muestra para el test genético se realiza frotando un hisopo (bastoncillo que recoge células) en la parte interior de la boca, una acción totalmente indolora.