Para conseguir un resultado lo más fiable posible, no comas, ni bebas, ni fumes, ni te laves los dientes durante la hora anterior a la toma de la muestra. También es importante retirar el maquillaje de los labios.
Masajeando las mejillas previamente, conseguirás que las células epiteliales del interior de tu boca se desprendan. Introduce entonces el hisopo en tu boca y frótalo enérgicamente contra el interior de tu mejilla durante un minuto.

Trata de no contaminar la muestra una vez extraída y que el hisopo no toque nada hasta introducirla en el tubo. Ver vídeo explicativo: