Azúcares, etiquetado y diabetes

En el mundo de las asociaciones rápidas entre palabras hay algunas especialmente inmediatas que pertenecen al acervo popular. Seguro que me entiendes con algunos ejemplos tales como martillo-clavo, lluvia-paraguas, cuchara-sopa, etcétera. Pero la que hoy pretendo destacar en este post es la de diabetes-azúcar. Es decir, a buena parte de la población hablarle de ‘diabetes’ es pensar de forma inmediata en ‘azúcar’; tanto que son muchas las personas que creen que este es la única cuestión que afecta a las personas con diabetes y se llegan a establecer conclusiones más o menos simplistas tales como que para estos pacientes ‘el problema’ es el azúcar, y poco más.

 

En realidad, el problema con el azúcar es de todos.consumo de azucar Me refiero a que toda la población vive a día de hoy con el azúcar al cuello, ya sea que padezcamos o no
diabetes. Así lo pone de relieve la Organización Mundial de la Salud en su ‘Guía sobre ingesta de azúcares para niños y adultos’ cuando no se cansa de poner signos de advertencia sobre este ingrediente. Elocuente como pocas es la gráfica adjunta que representa el consumo de azúcar en los últimos tres siglos: hemos pasado de tener un consumo medio por habitante y año de aproximadamente los 3-5 kg en el siglo XVIII a los cerca de 70 kg en la actualidad (fuente).