La enfermedad cardiovascular y la diabetes

La evidencia científica es muy contundente a la hora de establecer una asociación entre el riesgo cardiovascular y el hecho de padecer diabetes. Dos alteraciones metabólicas crónicas de las que podría decirse con poco género de dudas que tienen un carácter epidémico y que además figuran entre las principales causas de muerte en nuestro medio.

enfermedad cardiovascular diabetesCasi de modo telegráfico, aun a riesgo de dejarse diversos detalles en el tintero, puede decirse que la diabetes es un síndrome caracterizado por la hiperglucemia secundaria y sostenida ocasionada por una alteración en el metabolismo de los hidratos de carbono. En última instancia, la diabetes se debe al déficit en la secreción de insulina, al defecto de su acción sobre los tejidos en los que se espera tenga su efecto, o a ambas situaciones combinadas.

Aunque a priori pudiera preverse que esta situación es fácilmente controlable mediante el uso de los fármacos antidiabéticos adecuados, incluyendo la insulinoterapia cuando procediera, resulta incontestable que el paciente con diabetes presenta desde el primer momento de su diagnóstico (incluso cuando se hace de forma precoz, algo poco habitual lamentablemente) diversos factores de riesgo. Entre ellos figuran la dislipidemia, la hipertensión y la obesidad, entre otros. Factores que facilitan a su vez otras complicaciones de salud especialmente graves y que cursan con un importante menoscabo tanto de la calidad de vida como de las expectativas de vida de esos pacientes. Las complicaciones más frecuentes pueden resultar en infarto de corazón, ceguera, insuficiencia renal, amputación de extremidades inferiores e incluso muerte prematura.

Sobre el riesgo cardiovascular

Si hubiéramos de seleccionar dos de las palabras que más temor infligen a la población general en materia de salud creo que “cáncer” y “enfermedad cardiovascular” tendrían muchas probabilidades. Es evidente, ya que ambas están asociadas a un pronóstico de fallecimiento relativamente elevado. Sin embargo, intuyo que al mismo tiempo “diabetes” sería una de las más –injustamente- olvidadas. Y es que tal y como se ha mencionado, es