La fruta en una dieta saludable

Una lectura descontextualizada sobre algunas de las corrientes más actuales en dietética proyecta la sombra de la duda al respecto del consumo de fruta. ¿Hacemos bien eliminando las frutas de nuestra dieta por el hecho de que estas contengan azúcar? La respuesta es que no y en este post se aportarán las razones.

Alentar el consumo de determinados grupos de alimentos entre la población general está fuera de toda duda. Uno de esos grupos es el que engloba a las frutas. Sin embargo, hay quien con una visión sesgada de la situación criminaliza su consumo ya que las frutas, si por algo se caracterizan, es por su aporte de azúcares… Analicemos esta forma de razonar, ¿es cierto que las frutas se caracterizan por aportar azúcares?

La fruta por dentro (y no hablamos del hueso)

Habiendo tantos tipos de frutas, y dentro de estas tantas variedades, se hace bastante complicado hablar del contenido nutricional de las frutas ya que siempre será posible encontrar excepciones y el tener que hacer matizaciones para casos concretos. En cualquier caso, las frutas, así en genérico, si por algo se caracterizan es por aportar muy pocas calorías por unidad de peso. De hecho, en una valoración subjetiva, el 99% de las frutas están por debajo, o muy por debajo, de las 90 kcal por cada 100 gramos. Este dato tiene una relevancia importante ya que lo que de él se deriva es que las frutas no tienen grandes cantidades de ninguno de los tres macronutrientes principales (ni de grasas, ni de proteínas ni de hidratos de carbono –grupo genérico al que pertenecen los azúcares-). Estos tres elementos son los únicos responsables, en general, de aportar calorías a un alimento. De hecho, las calorías que atribuimos a no importa qué producto dependen casi en exclusividad de la proporción de los mencionados macronutrientes (también llamados principios inmediatos). Por lo tanto, lo más importante cuantitativamente hablando en el peso de las frutas es lo único posible, el agua. Así pues la fruta es, por lo general, muy rica en agua y pobre en macronutrientes.