Más grasas saludables y menos hidratos de carbono para reducir el riesgo de diabetes

Incluir más grasas de tipo insaturado en la dieta desplazando el consumo de aquellas saturadas y de hidratos de carbono ayuda a reducir el azúcar en sangre, los niveles de insulina y otras variables relacionadas con el riesgo de diabetes contribuyendo así a su prevención y tratamiento.  

El número de personas que en todo el mundo sufren actualmente de diabetes tipo 2 o de su heraldo, la resistencia a la insulina, se ha disparado de forma drástica en los últimos años. No se trata precisamente de ninguna novedad, este dato se viene presagiando desde hace un par de décadas y el paso de los años no hace sino contrastar esta aciaga realidad.

El actual panorama y su perspectiva mantiene en jaque a buena parte de las administraciones sanitarias que observan en esta enfermedad el origen, entre otras cuestiones, de un alarmante coste sanitario. Y por tanto todas ellas contrastan la necesidad de plantear nuevas estrategias preventivas basadas en la evidencia. En este sentido existen muy pocas discrepancias a la hora de hacer descansar ese papel preventivo y protagonista en la dieta. No obstante, el efecto de los diferentes tipos de grasas y de los carbohidratos en esa dieta (tanto con carácter preventivo como paliativo) ha sido motivo de controversia desde hace años en la comunidad científica generando no poca confusión acerca de las prioridades a la hora de establecer las mejores pautas dietéticas específicas ante el problema.

grasas saturadas hidratos de carbono reducir riesgo diabetesSin embargo y afortunadamente, a mediados del mes de julio pasado se publicaba un estudio a gran escala que arrojaba una novedosa información a este respecto recogida en la publicación titulada “