El alcohol no forma parte de una alimentación saludable

Las recomendaciones nutricionales, afortunadamente, han cambiado de forma significativa, en el último siglo. A pesar de ello las inercias de la población hacia las recomendaciones anteriores son enormes. Si esto es algo negativo, peor es cuando se contrastan dichas inercias inmovilistas entre no pocos profesionales sanitarios. En ocasiones el defender la evidencia actual -frente a lo que se dice en un vetusto libro de medicina- es más difícil que intentar parar con las manos un tren de 200 vagones en una cuesta abajo y en punto muerto por mucho que esté demostrado que el alcohol no forma parte de una alimentación saludable

Cambiar ideas del pasado

En este contexto, las recomendaciones sobre el consumo de alcohol y su efecto sobre la salud quizá sean algunas de las más duras de vencer. Poco a poco algo se ha logrado, pero lo cierto es que cualquier avance, aunque sea milimétrico, implica varios años para su consolidación, con independencia de lo contundente que sea la evidencia a su favor, que ya adelanto es mucha.