La diabetes gestacional no acaba con el parto

Hace unos días acudía a consulta Belén, una mujer de 45 años. Sumergida en el cuidado de sus dos hijas de 7 y 5 años, me comentaba que “estaba muy cansada”: “posiblemente será por la vida que llevo, con tanto stress y poco descanso”.

Tras una exploración física minuciosa y una anamnesis detallada, planteamos realizar una analítica de sangre, ya que además habían pasado más de cinco años desde la última.

Recordábamos ambas que Belén había tenido una diabetes en el segundo embarazo, aunque “aquello se curó”. Tras el parto, una analítica dentro de la normalidad y varios años de ausencia de contacto conmigo. “Soy una persona sana, Igotz”, decía Belén entre risas.

Ayer volvimos a encontrarnos para revisar resultados de analítica y ver cómo se encontraba Belén. La analítica era tajante: una glucosa de 139 mg/dl y una hemoglobina glicosilada (HbA1c) de 6,8% (Diabetes Journals. ADA)

No había duda, Belén tenía una diabetes mellitus tipo 2 y comunicarlo iba a ser complejo. Me miró con cara de incredulidad: “a mí no me duele nada, Igotz. No puede ser”.

Y efectivamente, así suele ser. La diabetes mellitus tipo 2 suele llegar sin avisar y no duele ni mucho ni poco. Es una enfermedad silente y traicionera, y cuando llega, lo hace para quedarse porque es una enfermedad crónica y lamentablemente, causante de múltiples complicaciones que genera un deterioro de la calidad de vida, que nadie quiere, sin duda.

¿Cómo es posible que tenga una diabetes tipo 2?

diabetes gestacional
¿De dónde viene esto si no tengo antecedentes de diabetes en la familia?”. 

La diabetes gestacional es la que se diagnostica durante el embarazo. Suele ser un problema de salud bastante frecuente, con una prevalencia estimada aproximada del 10% en esta etapa de la vida de una mujer y puede causar complicaciones tanto a la madre como al futuro bebé. En la mujer puede causar cuadros de preeclampsia y eclampsia con alto riesgo en estos casos de precisar una cesárea de urgencia por riesgo vital para ambos. Muchos bebés de madres con diabetes gestacional nacen con gran peso (macrosomía).

mitad de las mujeres diabetesEn el caso de la madre, los datos son reveladores: un 50% de las mujeres que han sufrido diabetes gestacional desarrollan una diabetes mellitus tipo 2 en un plazo corto de tiempo. Según esta publicación: 1 de cada 2 mujeres desarrolla de diabetes mellitus tipo 2 a los 5 años tras el parto.

En el caso del bebé, es prevalente la presencia de obesidad y desarrollo de diabetes tipo 2 en edades tempranas, así como hipertensión arterial y síndrome metabólico.

La pandemia de la diabetes tipo 2

La diabetes mellitus tipo 2 es una epidemia de nuestro siglo y nuestra sociedad. Es mucho más que “un poco de azúcar en la sangre”. Es una enfermedad que se extiende por todo el organismo, generando retinopatía, nefropatía, cardiopatía, neuropatía, etc. Sin duda, no mira ni por donde va ni mira por nadie. Arrasa.diabetes tipo 2 complicaciones

  • Es la principal causa de ceguera en nuestra sociedad
    en personas en edad laboral y también de amputación no traumática de extremidad inferior.
  • Está íntimamente ligada al desarrollo de enfermedad renal diabética y necesidad de tratamiento sustitutivo renal (diálisis) en este contexto: 1 de cada 4 personas que precisa este tratamiento tiene una diabetes mellitus tipo 2.
  • Causa además insuficiencia cardíaca y hospitalización por este motivo.
  • Es causante de múltiples eventos cardiovasculares como ictus e infarto agudo de miocardio, ambos potencialmente mortales.
  • Genera múltiples problemas de salud mental y emocional, ya que muchas personas con esta enfermedad sufren depresión y trastornos de ansiedad.

Diabetes y mortalidad son un binomio indivisible. No duele, no, pero mata lentamente en el mejor de los casos, cuando no lo hace de manera fulminante. Y no, no avisa, lamentablemente.

Dos de cada tres personas con diabetes fallecen por patología relacionada con la enfermedad cardiovascular que genera.

No todo son malas noticias: podemos ponerle freno

Conocer nuestra predisposición genética a desarrollar diabetes es posible en la actualidad y esto permite determinar el abordaje individualizado más personalizado posible, ya que nuestros genes son únicos y ellos son los que contienen la información de lo que puede acontecer en nuestras vidas.